Parroquia

Capilla de Santa Dorotea

En un principio, la capilla fue un pequeño oratorio junto a la iglesia de Santo Tomás. Los cimientos de esta capilla se pusieron en la primera mitad del siglo XIII, y esto hace de ella uno de los monumentos históricos más antiguos de Malá Strana. Sin embargo, todo lo que queda de aquel siglo son unas ventanas ojivales en el muro meridional. El santuario está dominado por una talla de Cristo en la cruz, cuyo origen se remonta a algún momento de finales del siglo XIV.

Naves central y laterales de la iglesia

La segunda mitad del siglo XVI estuvo marcada por grandes cambios religiosos. El largo e interrumpido encuentro del Concilio de Trento (1545–1563) dio una nueva dirección a los esfuerzos de la Iglesia Católica, que comienza a desplegar esfuerzos para recuperar posiciones perdidas en la vida espiritual europea. Aparecieron nuevas órdenes – por ejemplo, los jesuitas – y comienza a formarse también en este país un bando de defensores de la religión católica.

Presbiterio

Comenzaremos nuestra exposición con una mirada a la cúpula del presbiterio, cubierta en los años 1728 a 1730 con frescos del famoso pintor barroco Wenceslao Lorenzo Reiner. Representa escenas de la leyenda del apóstol Tomás:

Selección de fuentes y literatura sobre el tema

Sichorowsy, Benignus
Memorabilia Conventus Sancti Thomae Pragae Ordinis Eremitarum S. Augustini
1730, SÚA Praga, fondo Orden de los Agustinos en Santo Tomás, n. 4.

Thobaldus Gruber, hocce anno Prior Thomaeus
Summarium rerum morbilium Conventus Micro-Pragensis Sti Thomae Apostoli Ordinis Fratrum Eremeritarum Sancti Patris Augustini, scrpsit
1756 , SÚA Praga, fondo Orden de los Agustinos en Santo Tomás, n. 6.

Vinculaciones del monasterio con el mundo hispano

La iglesia de Santo Tomás se ha hecho acreedora durante su historia del apodo de “iglesia de los españoles”. Comenzó a ser llamada así durante el reinado de Felipe II (1556–1598) e imperio de Rodolfo II (1576–1612). Ambos monarcas pertenecián a ramas distintas de la dinastía de los Austrias o Habsburgos. Rodolfo II había sido educado en España, al lado de su tío Carlos I, en compañía de varios nobles checos.

Sepulcros importantes en el recinto de la iglesia y el convento

Dentro de la iglesia, en el suelo junto al altar del Nacimiento del Señor, está encajonado el sepulcro del famoso editor de la época de Rodolfo II Egido Sadeler (†1629), que editó, entre otras cosas, el grabado Vista de Praga del año 1606. En el coro frente al altar mayor se encuentra el sepulcro de la familia Lobkovic; en la pared septentrional, la placa sepulcral de la famila Morzin.

La cervecería del convento

La cervecería era una parte muy relevante del complejo de Santo Tomás. Según la tradición del convento, la cervecería había sido fundada ya en el año 1352, pero el documento escrito más antiguo viene del año 1400. El Codex Thomaeus tiene una copia del privilegio «sub sigillo Minoris civitatis supra aream prope maiorem portam, in qua est constructum braxatorium tempore fratris Petri de Alba pro pecunia fratris Johannis dicti Walter sub anno Domini MCCCC».

La biblioteca conventual

La biblioteca se creó poco tiempo después de la fundación del convento. Según la crónica conventual, ya en 1289 existían un gradual y un antifonario de gran formato (grandis voluminis). Hacia comienzos del siglo XIV se fundó en el convento de Santo Tomás el studium generale para la Provincia de Bohemia y Baviera, lo que exigió el material de estudios correspondiente – en esta época, la biblioteca tenía 45 libros, principalmente de liturgia.

El convento como centro de educación – el studium generale

La orden necesitaba miembros con una formación teológica adecuada para su actividad predicadora y confesora. Con este fin surgieron los llamados studia generale. La carrera duraba cinco años y los estudiantes – miembros de la orden – obtenían el título de lector y el permiso para enseñar en el estudio general de su provincia. La Orden de San Agustín fundó sus primeros estudios en Italia: en el año 1287 están documentados los de Roma, Bolonia, Padua y Nápoles.

Distribuir contenido